miércoles 2 de diciembre de 2020

Sólo suscriptores
Expositor. El ministro de Hacienda, Lisandro Nieri, dará a conocer mañana la letra chica del plan presupuestario de 2021.
Política

Suárez insiste con pedir el roll over en el segundo presupuesto que envía a la Legislatura

La pauta de gastos ingresa hoy a la Cámara de Diputados. Lisandro Nieri, ministro de Hacienda, será quien la presente formalmente.

Expositor. El ministro de Hacienda, Lisandro Nieri, dará a conocer mañana la letra chica del plan presupuestario de 2021.
Sólo suscriptores

Cumpliendo con las fechas previstas, el Presupuesto provincial ingresará hoy 30 de setiembre por la Mesa de Entradas de la Cámara de Diputados. Lisandro Nieri, ministro de Hacienda, estará el jueves en la Legislatura provincial desglosando la información, como sucede todos los años con los titulares de estas carteras. La pauta de gastos que envía el Poder Ejecutivo vendrá con el pedido de autorización para renegociar la deuda (roll over) anual, y es casi un hecho que también lo pedirá en forma permanente como el año pasado. Para ello, se deberá modificar la Ley de Administración Financiera.

Pocos detalles

A nueve meses de la última ley de leyes que envió el gobernador Rodolfo Suárez, hará su ingreso con bombos y platillos el proyecto, que espera ser sancionado por ambas Cámaras, del Presupuesto provincial 2021, junto a las iniciativas de Avalúo e Impositiva. Para las presentaciones oficiales habrá que esperar un día más, al jueves, cuando el titular de Hacienda, Lisandro Nieri, exponga la letra chica del engranaje financiero con el que el Gobierno espera poder administrar la provincia.

El hermetismo es tal, que casi no hay detalles de las variables, aunque se espera que vayan en sintonía con lo que expuso el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, junto a Sergio Massa, el presidente de la Cámara de Diputados. Entre las novedades, o no tanto, está un nuevo pedido de renegociación de la deuda pública que vence este año.

El tema es sensible para el oficialismo porque, para el aval, debe contar con los dos tercios de los votos del recinto, tanto en la Cámara baja como en la de Senadores. Eso no es otra cosa que convencer al peronismo de esta necesidad, algo que no parece sencillo en la previa, como los antecedentes lo demuestran.

Aquella eterna sesión en la Cámara baja, sumada a la dilación veraniega que tuvo el Presupuesto, es un fantasma que nadie quiere reavivar. El final es conocido: Suárez se quedó sin ninguna modalidad de roll over ni el endeudamiento para obras cuando había abierto el juego a los intendentes. En el medio, la política nacional metió la cola y el pliego para que el juez federal, Daniel Rafecas, se convirtiera en el Procurador General de la Nación, fue una de las condiciones que habría puesto el peronismo como moneda de cambio, por votos de Juntos por el Cambio.

Sólo la pauta de gastos salvó la ropa y con esos recursos se gestionó todo el año. Las otras dos propuestas tensaron la relación al máximo durante 3 meses, tratándose después de la Vendimia y obteniendo un solo aval de los que se esperaban.

¿La tercera será la vencida?

En el Gobierno no quieren seguir discutiendo la renegociación de la deuda todos los años. Por ese motivo, Suárez y compañía volverán a la carga con el famoso y conflictivo roll over para la deuda que vence en 2021. Aunque no hay que descartar la avanzada para obtener una permanencia en el tiempo de esta herramienta.

De escribirse en el texto de la iniciativa, será el tercer intento para “rolear”, algo que intentó hacer Alfredo Cornejo con su último Presupuesto y Suárez apenas iniciaba la gestión. La respuesta del peronismo fue una negativa rotunda.

No hay confirmaciones, pero teniendo en cuenta los últimos movimientos del oficialismo en la Legislatura, se espera que el Ejecutivo insista con la durabilidad de esta autorización. Para eso, se debe modificar el artículo 68 de la Ley de Administración Financiera, permitiendo afrontar el pago de las amortizaciones a través de operaciones que, al cambiar deuda vieja por deuda nueva, no generarán un aumento en el stock de los compromisos y sin depender de las coyunturas políticas.

En mayo de este año ingresó el proyecto por la Cámara de Diputados y actualmente duerme en comisiones. Por este motivo, no sería descabellado que lo despierten hoy en el texto de la iniciativa para finalizar con el enfrentamiento anual que esto desata con la oposición.

“Es un tema importante que lo estamos viviendo ahora, con esto de los $ 1.500 millones del Banco Nación y la Anses. De alguna forma estamos viendo lo útil que es tener una ley que te autorice a llevar adelante el roll over, dentro del endeudamiento de las deudas viejas. Hoy estás atado a las condiciones que te ponen esos acreedores: o aceptás o pagás, no hay otra alternativa”, explicaba el diputado radical Jorge López a Los Andes, en una nota que fue publicada el 24 de agosto pasado.