martes 27 de octubre de 2020

Devolvió un cheque por $2 millones y le dieron $300 de recompensa
Por las redes

Un hombre encontró un cheque de $2 millones y recibió una mísera recompensa

Leonardo Fernández encontró el valioso papel tirado en la calle y cuando el dueño recibió la noticia, le brindó una módica recompensa en forma de agradecimiento.

Devolvió un cheque por $2 millones y le dieron $300 de recompensa

Un tarjetero encontró un cheque por $2 millones mientras se encontraba trabajando en la ciudad de Corrientes. Cuando vio la suma del mismo, no dudo en avisarle a su dueño para devolverlo.

Leonardo Fernández se encontraba realizando su trabajo, cuando el miércoles vio tirado un cheque en la calle San Juan casi San Martín, de Corrientes. En el valioso papel figuraba la suma de 2 millones de pesos y el nombre del dueño, por lo que no dudó ni un segundo y decidió comunicarse con él para devolverle lo que le pertenecía.

“Yo vivo en el Santa Catalina, allá tengo mi terreno y mi casita. Fui hasta el barrio San Antonio donde vive mi mamá para usar su guía telefónica”, contó Fernández en el diario local El Litoral.

Según dijo Fernández: “Ni bien me atendió escuché ruidos de papeles, se puso a revolver sus cosas, se ve que no tenía idea de que lo había perdido”. Luego el dueño del cheque le preguntó a qué lugar lo podía ir a buscar, Leonardo le respondió que tanto de mañana como de tarde se encontraba en su lugar de trabajo.

Cuando el hombre apareció, la sorpresa de Leonardo fue tal que ni él mismo podía creerlo: “Llegó en una camioneta grande, modelo 2020, y me dio trescientos pesos de recompensa. Yo le pedí que me comprara mercadería para mi hijo, pan, harina, leche. Le dije que no quería el efectivo, pero sí que me ayudara con algo de mayor valor”.

Cuando el hombre escuchó el relató del tarjetero, su insólita respuesta fue que no le podía dar más nada, que era lo único que tenía y se fue.

Según contó el propio tarjetero, solamente gana ocho pesos por auto y esperaba una respuesta más generosa. No obstante, aunque recibió una escasa recompensa en esta oportunidad, él confía que “Dios sabe que soy una buena persona y me lo va a retribuir”.